MEDICINA PSICOSOMÁTICA - PSICOANÁLISIS

Dra. Mª Ángeles Jiménez González

d

La investigación actual establece una estrecha relación entre los estados emocionales y los sistemas inmunológico, endocrinológico y neurológico.
Una situación de conflicto emocional persistente puede desencadenar desarreglos en la secreción de ciertas hormonas y neurotransmisores que dan lugar a síntomas psicosomáticos, en principio, reversibles: palpitaciones, diarrea o estreñimiento, dolor de cabeza, hipertensión arterial pasajera, dolores generalizados, fatiga, etc.
Si estos síntomas se vuelven permanentes, pueden producirse alteraciones orgánicas que dan lugar a la enfermedad psicosomática al ocasionar alteraciones secretorias, vasculares, tróficas o motoras: úlcera gastroduodenal, infarto de miocardio, enfermedad inflamatoria intestinal, hipertensión arterial permanente, dolor crónico, asma, eczema, psoriasis, enfermedades reumatológicas, neuro-degenerativas, endocrinas, etc.
Teniendo en cuenta que mente y cuerpo no pueden abordarse por separado, la enfermedad física se valora como la respuesta a un conflicto emocional, donde cada paciente expresa su sufrimiento mediante un lenguaje corporal propio.
 

¿Cómo se trabaja en Medicina Psicosomática?
De forma conjunta se llevan a cabo exploraciones físicas y emocionales (o psíquicas):

  • Para la exploración física se realizan pruebas médicas objetivas (de laboratorio, de imagen, etc.)

  • Para la exploración psíquica o emocional, se tiene en cuenta la información subjetiva aportada por el paciente.

  • Mediante Psicoanálisis, se abordan los trastornos orgánicos integrados en la biografía o relato de vida del paciente, lo que le permitirá reelaborar su propia historia para darle una nueva significación psíquica que le permita mejorar el cuerpo, o incluso no enfermar, sanando la mente.